Copyright © 2024 Euromaidanpress.com

The work of Euromaidan Press is supported by the International Renaissance Foundation

When referencing our materials, please include an active hyperlink to the Euromaidan Press material and a maximum 500-character extract of the story. To reprint anything longer, written permission must be acquired from [email protected].

Privacy and Cookie Policies.

Russian missile attack on Ukraine Kyiv

9 razones por las que las conversaciones con Rusia no tienen sentido

A pesar de más de 200 rondas de negociaciones desde 2014, Rusia continúa escalando su guerra contra Ucrania, demostrando que solo ve las conversaciones como un medio para forzar la rendición.
An apartment building destroyed in Russia’s missile attack on Kyiv, 2 January 2024. Photo: Ivan Kirdey
9 razones por las que las conversaciones con Rusia no tienen sentido
Article by: Alya Shandra

Mi cita favorita de todos los tiempos es la del General Sir Anthony Cecil Hogmanay Melchett (de la serie de televisión Blackadder Goes Forth): “Si nada más funciona, una terquedad absoluta para no enfrentar los hechos nos llevará adelante”. La percepción de la guerra y los llamados a negociaciones son solo dos ejemplos de esto.

Los llamados siguen apareciendo a intervalos irregulares a pesar de la falta de datos empíricos que sugieran que resolverían algo en absoluto. Entre 2014 y 2022, Ucrania mantuvo aproximadamente 200 rondas de negociaciones con Rusia en varios formatos, así como 20 intentos de establecer un alto al fuego. Para Rusia, las negociaciones tenían tres propósitos: detener que Occidente armara a Ucrania; evitar que Occidente participara directamente en la guerra y, lo más importante, asegurar la victoria por medios no militares. Nunca planeó retirarse y terminar la guerra.

Por el contrario, y a pesar de cientos de negociaciones, Rusia eligió convertir la paz en una crisis, conflicto y guerra a gran escala.

Los numerosos llamados a negociación ignoran los efectos que las propuestas tienen en los esfuerzos de guerra de Rusia. Ayudan a alimentar la guerra. Confirman su creencia de que Occidente flaqueará y que la victoria está al alcance.

Los llamados también se hacen a pesar del efecto que tienen en Occidente. Crean la noción de que la paz es alcanzable por medios políticos, socavando la urgente necesidad de Estados Unidos y Europa de invertir en seguridad y defensa. Reduce el sentido de urgencia y la necesidad de movilizar la Base Industrial de Defensa (DIB), reconstruir las Fuerzas Armadas de los estados miembros de la OTAN y construir sostenibilidad. Creando una falsa esperanza de paz, el llamado a negociar socava el apoyo occidental a Ucrania.

Los llamados son esfuerzos débiles para describir una salida inexistente de una confrontación más amplia que Occidente está haciendo todo lo posible por evitar y Rusia está haciendo todo lo posible por perseguir.

Aún así, se permite que las voces cínicas, ignorantes, ingenuas, incompetentes o prorrusas inyecten la locura de la negociación en el debate público.

Reconozco que las palabras elegidas no son particularmente diplomáticas. Sin embargo, después de 10 años de intentos tibios, 10 años de horror, sufrimiento y devastación crecientes, es hora de trazar una línea y reconocer que el tiempo para la diplom
acia ya quedó atrás.

Rusia no necesita negociaciones para terminar la guerra. Simplemente necesita dejar de luchar y retirarse. Rusia solo necesita las negociaciones para asegurar una victoria rusa.

Solo mire los Acuerdos de Minsk de 2014 y 2015.

Los acuerdos de Minsk no fueron más que una trampa rusa y una parte integrada de su Guerra Híbrida. Los acuerdos de Minsk fueron aceptados como un “acuerdo de paz” aunque fueron firmados bajo coacción y nunca habrían llevado a la paz. Uno de sus obvios defectos era que no cubrían la escala y el alcance completos de la Guerra Híbrida que Rusia estaba librando. No incluía a Crimea. No incluía el dominio marítimo. No limitaba su uso de medios no militares.

Rusia exigió cambios en la constitución ucraniana y, en consecuencia, una federalización de Ucrania. Esto habría permitido a las fuerzas prorrusas bloquear efectivamente cualquier alineación ucraniana con la UE y la OTAN. Habrían podido detener el proceso de reforma. La pérdida del apoyo occidental habría seguido, dejando a Ucrania a merced de su agresivo vecino imperialista.

Los Acuerdos de Minsk sí le dieron tiempo a Ucrania para regenerarse y reconstruir sus Fuerzas Armadas. Desafortunadamente, los acuerdos simultáneamente detuvieron que Occidente suministrara ayuda letal para permitir a Ucrania restablecer la disuasión. Sin embargo, los acuerdos permitieron a Rusia prepararse para una guerra a gran escala. Continuó el proceso en curso de modernizar sus Fuerzas Armadas, construir nuevas bases y reubicar fuerzas militares cerca de la frontera internacional de Ucrania, militarizar la Península de Crimea, establecer, dotar de personal, equipar, entrenar y probar los 1er y 2do Cuerpos del Ejército dentro de Donbás, y mantener su Guerra Híbrida.

La resolución occidental fue puesta a prueba y encontrada deficiente en gran parte debido al Acuerdo de Minsk. Demostró un cinismo extremo al firmar un “plan de paz” (Acuerdo y Protocolo de Minsk) como la única alternativa para una resolución pacífica de la guerra, aunque por defecto no podría asegurar la paz.

Cuando se discute la noción de negociaciones 10 años después de la guerra, primero se deben abordar algunas preguntas clave. ¿Quiénes son las partes en la guerra y quién debe negociar? ¿Qué debería negociarse? ¿Por qué “alguien” debería negociar? ¿Están las partes buscando negociaciones?

¿Quién debería negociar?

Rusia no ve a Ucrania como un país
soberano e independiente. Lo ve como una parte inevitable de la Federación Rusa. Partes de Ucrania son vistas como territorios históricos de Rusia. Según Putin, la verdadera soberanía de Ucrania es posible solo en “asociación” con Rusia. Las dos poblaciones son falsamente retratadas como un solo pueblo, compartiendo la misma etnia, cultura, historia y lengua. Ucrania nunca fue el enemigo de Rusia.

El 14 de diciembre de 2023, Putin se refirió a la guerra en Ucrania como una “guerra civil entre hermanos que están en diferentes lados [del conflicto]” por la cual Occidente es responsable. El punto es, y en palabras de Vitaliy Portnikov, “al presidente ruso no le importa en absoluto la opinión de la sociedad ucraniana. Él no va a llevar a cabo ninguna negociación. Trata a Ucrania como una provincia imperial rebelde cuya voluntad de resistir debe ser rota por años de guerra de desgaste”.

Occidente, sin embargo, siempre fue definido como el enemigo de Rusia. La política exterior rusa se centra en su conflicto con Occidente. No con Ucrania.

Se refleja en su narrativa histórica. Se manifiesta en el artículo del presidente Putin “Sobre la Unidad Histórica de Rusos y Ucranianos” de julio de 2021. Se afirma en el artículo “¿Dónde se ha ido el caos? Desempacando la inestabilidad” del exasesor del presidente Putin, Vladislav Surkov, publicado solo tres meses antes de la invasión a gran escala. Se repite en los “ultimátums” de Rusia a la OTAN y los EE. UU. el 17 de diciembre de 2021. Se declara en la nueva doctrina de política exterior de Rusia identificando a Occidente como una amenaza existencial. Se refleja, sobre todo, en sus acciones, habiendo librado una Guerra Híbrida tanto contra EE. UU. como contra Europa durante años.

Rusia ha argumentado enérgicamente que está en guerra con Occidente. Acusa a Estados Unidos, la OTAN y la UE de librar una guerra de información, guerra económica, guerra proxy, guerra híbrida y guerra total contra Rusia. Las sanciones se retratan como un acto de agresión.

El Kremlin argumenta que su invasión no provocada de Ucrania es parte de su guerra total por la supervivencia nacional. El 14 de marzo de 2023, el presidente Putin enfatizó que “Para nosotros, es una lucha por la supervivencia del estado ruso, porque nuestro adversario [Occidente] […], tiene un objetivo: desestabilizarnos y dividir nuestro país”.

En julio de 2023, el coronel general Andrey Mordvichev, quien ha estado comandando el Distrito Militar Central y el Grupo Central de Fuerzas Rusas en Ucrania, indicó que Rusia podría tener planes de expandir la guerra en Ucrania a Europa del Este. Cuando se le preguntó cuánto duraría la guerra en Ucrania, Mordvichev respondió que cree que Rusia tiene que atacar Europa del Este. Ucrania es solo un peldaño para otros ataques.

Sus palabras fueron recientemente repetidas por el Jefe de Defensa de Suecia, Micael Bydén, enfatizando que la guerra de Rusia en Ucrania es un paso, no un objetivo final en su ambición de establecer una esfera de influencia”. El Ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, señaló que Europa podría enfrentar peligros de Rusia para finales de esta década. Kaja Kallas, Primer Ministro de Estonia, cree que Europa tiene de 3 a 5 años para prepararse para una posible amenaza militar de Rusia.

La guerra de Rusia en Ucrania es solo una parte de una confrontación más amplia con Occidente mientras busca la paridad con Estados Unidos y China. Paridad a costa de Occidente.

Por lo tanto, llamar a negociaciones entre Rusia y Ucrania es bastante inútil. Rusia está en guerra contra Occidente. La Federación Rusa busca paridad estratégica con Estados Unidos. Ucrania es solo un pequeño, pero crucial, objeto en su estrategia para lograr el estatus de gran potencia. Ucrania desbloquea las condiciones económicas, tecnológicas, demográficas y geoestratégicas para establecer el poder necesario para ejercer su influencia en el continente europeo.

Eso no quiere decir que Ucrania no esté luchando por su propia existencia. Lo está. Rusia, sin embargo, no se ve luchando contra Ucrania, sino contra Occidente que está “luchando contra Rusia, con la ayuda de los ucranianos“.

Si las llamadas a negociaciones van a tener algún significado, independientemente de sus posibilidades de éxito, deberían pedir negociaciones entre Occidente y Rusia.

¿Qué debería negociarse?

La guerra comenzó el 20 de febrero de 2014 a pesar del débil intento de Rusia por negar su participación directa. Rusia no solo invadió e invadió ilegalmente Crimea, sino que también ocupó partes de Donbás, inició una guerra híbrida en toda Europa, intentó desestabilizar a Ucrania desde adentro, comenzó un bloqueo marítimo de los puertos ucranianos en el Mar de Azov y restringió la libertad de navegación en el Mar Negro.

Si nos permitimos defender la idea bastante ingenua de que Ucrania es el objetivo final de la guerra de Rusia, debemos reconocer que Rusia no tenía reclamaciones territoriales en Ucrania.

Rusia reconoció sus fronteras internacionales en 1994 al firmar el Memorando de Budapest, prometiendo respetar la independencia y soberanía de Ucrania dentro de las fronteras existentes. Se reafirmó en el “Tratado de Amistad, Cooperación y Asociación entre Ucrania y la Federación de Rusia” en 1997. El tratado reconoció la inviolabilidad de las fronteras existentes, el respeto por la integridad territorial y el compromiso mutuo de resolver disputas pacíficamente y la no utilización de la fuerza o la amenaza de la fuerza. Finalmente, se formalizó en el Tratado de 2003 entre Ucrania y la Federación de Rusia sobre la frontera estatal ucraniana-rusa“.

La península de Crimea fue reconocida como ucraniana justo hasta el momento en que Rusia invadió y anexó ilegalmente el territorio.

Rusia enfatiza que nunca ha rechazado las negociaciones. Rusia “solo” exige “la desnazificación, desmilitarización y un estatus neutral para Ucrania”. Además, Ucrania debe aceptar la “nueva realidad territorial“: la anexión ilegal rusa de Luhansk, Donetsk, Zaporizhzhia, Kherson y Crimea (más allá de lo que actualmente está ocupando). Según el ex presidente Medvedev, “Odesa, Dnipropetrovsk (Dnipro), Kharkiv, Mykolaiv, Kiev son ciudades rusas, al igual que muchas otras temporalmente ocupadas.” Medvedev destacó que las conversaciones no cambiarían los planes de Rusia de buscar la rendición de Ucrania.

Explicaré más adelante la locura de negociar cualquiera de estas demandas. En este momento, basta con decir que las demandas rusas equivalen a la eliminación de la estatalidad ucraniana.

Cuando se pide negociar y hacer compromisos territoriales, sin embargo, uno debe darse cuenta de que no son lo que está sobre la mesa.

Rusia busca la eliminación de Ucrania. Eso no es negociable. Rusia podría estar dispuesta a discutir el cronograma (por ejemplo, un alto el fuego temporal a lo largo de la línea del frente actual), pero su objetivo operativo sigue siendo el mismo. Control total sobre Ucrania.

Cuando se pide negociar, se debe reconocer las demandas estratégicas de Rusia.

El 17 de diciembre, Rusia publicó tanto un proyecto de tratado entre los EE. UU. y la Federación Rusa “sobre garantías de seguridad”, como un proyecto de acuerdo sobre “medidas para garantizar la seguridad de la Federación de Rusia y los Estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte”.

Se le dijo a la OTAN que se abstuviera de cualquier ampliación futura. Rusia quiere regular la postura de las fuerzas de la OTAN en todos los países que se unieron a la Alianza después de 1997 (Albania, Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia ). Habiendo iniciado guerras en Europa, Rusia quiere limitar la capacidad de la Alianza para desplegar unidades de manera anticipada en respuesta a su política exterior agresiva.

Al exigir a los EE. UU. que se abstengan de sobrevolar bombarderos pesados ​​o desplegar buques de superficie, incluso en el marco de la Alianza, en áreas “donde puedan atacar objetivos en el territorio” de Rusia, esencialmente piden a la OTAN que se abstenga de operar en el Mar Negro, el Mar Báltico, el Mar de Barents y el Ártico, así como en el espacio aéreo sobre Europa del Norte, Central y Oriental.

Se le dice a Estados Unidos que retire sus armas nucleares de Europa y elimine toda la infraestructura existente en el continente.

Rusia exige una esfera de interés que cubre no solo a Georgia, Moldavia y Ucrania, sino también una gran parte del territorio de la OTAN.

Le pide a Estados Unidos que se retire de Europa en beneficio de Rusia. Busca redefinir la arquitectura de seguridad internacional.

¿Deberíamos aceptar negociaciones en estos términos, o deberíamos defender nuestros valores compartidos y contrarrestar la agresión rusa? Pedir concesiones ucranianas solo ayudará a fortalecer los ultimátums rusos.

¿Por qué debería “alguien” negociar?

Ucrania ha estado expuesta a 10 años de agresión rusa. Un conflicto de baja intensidad se ha convertido en una guerra a gran escala. Está luchando por su derecho a existir. Actualmente, el 17,8% de su territorio está ilegalmente ocupado.

Los costos humanitarios son enormes. Si bien la OACDH solo ha registrado “solo” 29.500 bajas civiles hasta ahora, la información indica que hasta 150-200.000 podrían haber muerto. Se cree que solo la ciudad de Mariupol ha sufrido de 100.000 a 113.000 muertos.

Más de 6,34 millones de ucranianos son refugiados y 3,67 millones desplazados internos. Aproximadamente 14,6 millones de personas, un asombroso 41% de la población actual, ahora necesitan asistencia y protección humanitaria. Además, a millones se les ha desplazado por la fuerza a Rusia. La demografía de Ucrania ha sufrido cambios dramáticos debido a la agresión rusa.

Las ciudades y asentamientos ucranianos están sujetos a una destrucción masiva y metódica por parte de Rusia. La cantidad total de daños directos a la infraestructura de Ucrania causados ​​por la guerra a partir de junio de 2023 superó los $151.200 millones. 167.200 edificios residenciales han sido destruidos o dañados. El sector energético, la base industrial y agrícola de Ucrania están siendo devastados. Con 156.000 kilómetros cuadrados de territorio minado, se ha convertido en el país más minado del mundo.

Una evaluación conjunta de marzo de 2023 del Gobierno de Ucrania, el Grupo Banco Mundial, la Comisión Europea y las Naciones Unidas estimó que el costo de reconstrucción y recuperación en Ucrania asciende a 411.000 millones de dólares. Diez meses después, la estimación ha aumentado.

Ucrania también ha perdido parcialmente el acceso al mar y sus recursos marítimos en su Zona Económica Exclusiva Marítima. El conglomerado marítimo, y por lo tanto la economía ucraniana, está sufriendo enormemente el bloqueo marítimo ruso y sus continuos ataques a sus puertos e infraestructura. Desde el 18 de julio, se han destruido total o parcialmente 180 instalaciones de infraestructura portuaria.

Ucrania, estando expuesta al genocidio, crímenes de lesa humanidad, ecocidio y destrucción masiva, desea desesperadamente la paz.

Si Ucrania creyera que las negociaciones asegurarían la paz, la seguridad y la estabilidad, buscaría ansiosamente una solución política a la guerra. Sin embargo, se han celebrado más de 200 rondas de negociaciones con Rusia en varios formatos entre febrero de 2014 y octubre de 2022.

El 4 de octubre de 2022, el presidente Zelensky firmó un decreto que prohibía las conversaciones ucranianas con Putin, dejando abierta la puerta a conversaciones con un futuro nuevo presidente de Rusia. “No sabe lo que son la dignidad y la honestidad. Por lo tanto, estamos listos para un diálogo con Rusia, pero con otro presidente de Rusia”, dijo Zelensky.

El decreto se firmó en respuesta a los decretos del presidente Putin el 29 de septiembre para anexar ilegalmente las regiones de Donetsk, Luhansk, Jersón y Zaporizhzhia. En una ceremonia en el Kremlin, dijo que Rusia incorporaría formalmente Ucrania, y que las personas que viven allí serían “nuestros ciudadanos para siempre“. El Consejo de la Federación ratificó por unanimidad la legislación para anexar las regiones ucranianas el 4 de octubre, luego de una votación similar en la Duma Estatal el día anterior.

Los ciudadanos ucranianos en los territorios ocupados desde entonces han estado expuestos a una intensa campaña de “pasaportización” para obligarlos a aceptar la ciudadanía rusa. Están “sometidos a amenazas, intimidación, restricciones a la ayuda humanitaria y a las necesidades básicas, y posible detención o deportación, todo diseñado para obligarlos a convertirse en ciudadanos rusos“.

El decreto ucraniano sobre negociaciones es, al menos, resultado de 10 años de guerra, atrocidades, horror y destrucción. Casi diez años de negociaciones permitieron a Rusia prepararse para una guerra a gran escala.

Cuando Putin supuestamente estaba señalando en voz baja que estaba abierto a un alto el fuego en Ucrania, los ucranianos no pudieron escucharlo por el sonido de las explosiones. El 29 de diciembre, Rusia lanzó 158 misiles y drones contra Ucrania.

Putin wants to freeze war in Ukraine, claims NYT. Should we believe it?

Dada la experiencia pasada, la guerra cada vez más escalada, el nivel de sufrimiento y destrucción, los requisitos previos rusos para las negociaciones y, no menos importante, la naturaleza fundamental de la guerra, ¿quién puede pedirle legítimamente a Ucrania que negocie si debería vivir o morir?

De eso se trata.

Ucrania está luchando por su derecho a existir. Rusia está luchando por el estatus de gran potencia en el que la derrota y la integración de Ucrania en la Federación Rusa son cruciales. Habiendo iniciado una guerra injusta e imprevista no hay vuelta atrás. Ha convertido a amigos en enemigos. O es victorioso (y una futura gran potencia) o derrotado (y un estado paria en la comunidad internacional).

La guerra tampoco es menos fundamental para Occidente. La seguridad europea está inevitablemente vinculada a una Ucrania independiente, soberana y completa. En palabras de Borrel: “Si Ucrania pierde, perdemos“.

Ucrania ha definido desde hace tiempo sus precondiciones para las negociaciones. Exige la restauración de la integridad territorial, el respeto a la Carta de la ONU, la compensación por todos los daños causados ​​por la guerra, el castigo de cada criminal de guerra y garantías de que esto no volverá a suceder. El presidente Zelensky desde entonces ha presentado su plan de paz de 10 puntos. El plan exige la retirada de las tropas rusas, el cese de las hostilidades y la restauración de las fronteras estatales de Ucrania con Rusia.

Ukraine’s formula for peace: Russia withdraws from Ukraine, returns POWs and deportees, pays reparations – Zelenskyy

Rusia debe retirarse por la fuerza. Ucrania no debe ser obligada a negociar (por ejemplo, limitando o deteniendo la ayuda de defensa occidental).

Se te dio a elegir entre la guerra y el deshonor. Elegiste el deshonor, y tendrás la guerra.” (Winston Churchill a Neville Chamberlain)

¿Las partes buscan negociaciones de buena fe?

Para aquellos que se preocupan por escuchar, tanto Rusia como Ucrania han declarado sus requisitos previos para las negociaciones. Solo uno de ellos está de acuerdo con el derecho internacional.

No hay indicios de que Rusia busque negociaciones de buena fe. No necesitaba iniciar una guerra injusta solo para buscar la paz a través de negociaciones. Diez años de una guerra cada vez más escalada han demostrado que Rusia solo ve las negociaciones como una herramienta para influir en los principales encargados de formular políticas y tomar decisiones, los medios de comunicación y la opinión pública en Occidente. Es un medio para asegurar una victoria rusa.

Sin embargo, no hay desajuste entre su narrativa estratégica y sus acciones en el campo de batalla si uno se preocupa por profundizar más allá de sus insinuaciones de negociación. Exige la rendición de Ucrania mientras intenta derrotarla en los campos de batalla: en tierra, en el mar, en el espacio aéreo, el ciberespacio y el espacio cognitivo. En Ucrania, Europa y Estados Unidos.

Más importante aún, Rusia ha declarado claramente sus demandas a Estados Unidos y la OTAN. La Alianza rápidamente rechazó la mayoría de sus ultimátums de diciembre de 2021. Sus requisitos previos para las negociaciones con Ucrania son aún menos aceptables que sus demandas a Estados Unidos y la OTAN.

Rusia no busca la paz. Busca dominación.

Entonces, ¿por qué las negociaciones son actualmente inútiles?

  1. Rusia no comenzó una guerra en 2014 para terminar sin ganancias 10 años después. Por el contrario, una guerra cada vez más escalada demuestra que su objetivo estratégico y objetivos siguen siendo los mismos. Tiene la intención de ganar y cree que la victoria aún está a su alcance por falta de resolución occidental.
  2. La guerra es fundamental. Uno no puede pedirle a Ucrania que negocie sobre sus derechos de existencia. Tampoco debería esperarse que una Rusia imperialista y agresiva abandone sus ambiciones de gran potencia. Ambos están dispuestos a luchar por su objetivo y objetivos, a pesar de que solo uno es justo y legítimo.
  3. Más de 200 negociaciones y 20 acuerdos de alto el fuego no detuvieron la invasión a gran escala. El proceso ha demostrado que Rusia solo ve la negociación como una herramienta para influir en los principales responsables políticos y de toma de decisiones, los medios de comunicación y la opinión pública en Occidente. Es un medio para asegurar una victoria rusa. La soberanía e independencia de Ucrania nunca han sido un objetivo, ya que en la perspectiva de Rusia, no existe.
  4. La idea de que Ucrania no tiene una identidad independiente y ninguna base para seguir existiendo como estado independiente está profundamente arraigada en la mentalidad rusa. Por lo tanto, Ucrania no es parte de las negociaciones rusas. Rusia solo busca la rendición de Ucrania. Dado que la “Guerra Rusia-Ucrania” es solo una parte de una confrontación más amplia entre Rusia y Occidente, una batalla entre el autocrático Mundo Ruso y las democracias liberales, cualquier llamado a negociaciones debe dirigirse a Occidente.
  5. Ucrania ha definido desde hace mucho tiempo sus requisitos previos para las conversaciones, uno de los cuales es la retirada de las tropas rusas y el cese de las hostilidades, y la restauración de las fronteras estatales de Ucrania con Rusia. Ese es su punto de partida para cualquier conversación futura con Rusia. Ucrania, no la OTAN, la UE o los EE. UU., decide cuándo las negociaciones sobre la guerra en Ucrania son relevantes. La negociación actualmente no está sobre la mesa.
  6. Dada la naturaleza fundamental de la guerra, cualquier “Acuerdo de Paz” será solo temporal. Congelar la línea del frente actual estaría en peligro de Ucrania y, en consecuencia, de Occidente. Sería enormemente ventajoso para Rusia. Ucrania se quedaría sin territorio para comerciar al absorber el shock inicial del próximo asalto. “Las principales áreas urbanas con poblaciones totales previas a la guerra de más de cinco millones (un poco más del 11% de la población total previa a la guerra de Ucrania) están a menos de 160 kilómetros (100 millas) de las líneas del frente actuales”. Mientras Rusia podría descansar sus fuerzas, generar nuevas fuerzas, reconstruir existencias de misiles, municiones y drones, y no menos importante, concentrar fuerzas para un asalto decisivo, Ucrania se vería obligada a mantener sus fuerzas actuales en alto estado de preparación a lo largo de una línea del frente de 1.200 km de longitud. Sería económicamente agotador y tremendamente peligroso.
  7. Si Rusia logra obligar a Occidente, y en consecuencia a Ucrania, a llegar a un compromiso, se verá como una victoria rusa. Los costos del fracaso serán enormes. Estados Unidos y la OTAN han demostrado sus deficiencias y, en consecuencia, han perdido su capacidad de disuadir futuros conflictos. Rusia emergerá como una gran potencia aún más asertiva, agresiva y calificada militarmente en las fronteras de la OTAN.
  8. La locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. Después de celebrar más de 200 conversaciones para evitar una guerra que Rusia estaba decidida a ganar, es hora de reconocer que las negociaciones no pueden resolver la guerra en Ucrania ni la confrontación más amplia. La negociación no detendrá la agresión rusa. La paz solo se puede restaurar a través de la determinación y el poder militar.

A menos que, por supuesto, uno crea que “una absoluta negativa testaruda a mirar los hechos cara a cara nos verá a través”.

You could close this page. Or you could join our community and help us produce more materials like this.  We keep our reporting open and accessible to everyone because we believe in the power of free information. This is why our small, cost-effective team depends on the support of readers like you to bring deliver timely news, quality analysis, and on-the-ground reports about Russia's war against Ukraine and Ukraine's struggle to build a democratic society. A little bit goes a long way: for as little as the cost of one cup of coffee a month, you can help build bridges between Ukraine and the rest of the world, plus become a co-creator and vote for topics we should cover next. Become a patron or see other ways to support. Become a Patron!

To suggest a correction or clarification, write to us here

You can also highlight the text and press Ctrl + Enter

Please leave your suggestions or corrections here


    Will the West continue to support Ukraine?
    • Know what moves the world.
    • Stay informed with Kompreno.
    • Get quality journalism from across Europe.
    Special discount
    for Euromaidan Press readers
    Euromaidan Press

    We are an independent media outlet that relies solely on advertising revenue to sustain itself. We do not endorse or promote any products or services for financial gain. Therefore, we kindly ask for your support by disabling your ad blocker. Your assistance helps us continue providing quality content. Thank you!