Copyright © 2021 Euromaidanpress.com

The work of Euromaidan Press is supported by the International Renaissance Foundation

When referencing our materials, please include an active hyperlink to the Euromaidan Press material and a maximum 500-character extract of the story. To reprint anything longer, written permission must be acquired from [email protected].

Privacy and Cookie Policies.

La paloma troyana del Kremlin: cómo Rusia utiliza la “paz” para ayudar a su guerra contra Ucrania

Credit: EUvsDisinfo
La paloma troyana del Kremlin: cómo Rusia utiliza la “paz” para ayudar a su guerra contra Ucrania
Article by: Alya Shandra
Para Moscú, la guerra es paz. Y un número sorprendente de políticos están comprando el eslogan.
La ayuda militar extranjera a Ucrania ha sido un activo crucial para los esfuerzos bélicos de Kiev. El Kremlin es muy consciente de su importancia y apunta a los países socios de Ucrania con campañas de propaganda y desinformación.

Una estrategia ampliamente utilizada es retratar a los gobiernos pro-ucranianos como belicistas que prolongan el conflicto a través de suministros militares y, si se les da la oportunidad, arrastrarían a sus países a una guerra a gran escala con Rusia.

El camino hacia la paz supuestamente se encuentra en algún tipo de compromiso con Moscú o en la capitulación total a las demandas de Rusia. Los actores prorrusos así secuestran el discurso afirmando para sí mismos el título de pacificadores mientras empujan a los partidarios de Ucrania a la defensiva retórica.

Esta narrativa se sostiene sobre pies de barro por varias razones:

  • En todos los aspectos, Rusia fue el agresor. El Kremlin ni siquiera intentó construir ningún incidente tipo “Gliwice” para justificar la invasión de un país soberano.
  • Al suministrar armas a Ucrania, los países de la OTAN pueden prevenir una mayor agresión rusa y así mantener la guerra lejos de sus propias fronteras.
  • Si Ucrania se rinde, esto no detendrá la violencia. Los actos del ejército ruso en los territorios ocupados, incluido el asesinato, la tortura y la violación de civiles, ya lo han demostrado.
  • Según la Carta de la ONU, el suministro de armas a un país bajo ataque es un medio aceptable para lograr la paz, a diferencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que es una clara violación de la Carta de la ONU e ilegal según el derecho internacional.

Sin embargo, la narrativa de “paz versus guerra” sigue siendo una herramienta popular para los actores prorrusos en el extranjero.

Narrativa de paz versus guerra en la República Checa

Más recientemente, tales métodos se han utilizado en la República Checa, uno de los partidarios más activos de Ucrania mediante ayuda militar y humanitaria. Las narrativas prorrusas, difundidas no solo por actores prorrusos sino también por políticos populistas locales, dejaron su marca en las elecciones presidenciales de la República Checa.

La carrera por el “trabajo superior” de la República Checa se redujo a un duelo entre el general retirado Petr Pavel y el multimillonario populista Andrej Babiš, quien anteriormente se desempeñó como primer ministro del país. Pavel, quien finalmente obtuvo una victoria aplastante el 28 de enero, era un claro favorito según las encuestas de opinión. Esto podría haber inspirado a su oponente a probar métodos de campaña más bien agresivos.

Babis Czech PM
Andrej Babiš, ex primer ministro checo y candidato presidencial sin éxito. Crédito de la foto: yakub88

Babiš puede no estar clasificado entre las figuras más abiertamente prorrusas en la esfera pública checa. Mientras estuvo en el cargo de primer ministro, Praga expulsó a docenas de diplomáticos rusos después de la revelación de que agentes rusos estuvieron involucrados en la mortal explosión de municiones en la ciudad checa de Vrbětice.

Sin embargo, Babiš no es ajeno a “pedir prestadas” narrativas prorrusas y antiucranianas para sus propios fines políticos. El líder populista atacó repetidamente al gabinete checo actual por brindar demasiada ayuda a los refugiados ucranianos mientras “descuidaba” a sus propios ciudadanos.

Por lo tanto, la narrativa de “paz versus guerra” fue una opción adecuada y fácilmente disponible para que Babiš la usara contra Pavel. El general retirado de hecho representaba un objetivo ideal. Es un exjefe del Comité Militar de la OTAN, apoya los suministros de armas checos a Ucrania y recibió el respaldo del gabinete checo actual proucraniano.

La campaña de Babiš dependió en gran medida de asociar a su rival con la guerra y retratarlo como un halcón militante. En realidad, Pavel nunca declaró la intención de enviar tropas checas a la guerra contra Rusia, ni podría hacerlo desde la posición de jefe de estado. La República Checa es una república parlamentaria donde el presidente tiene un papel principalmente ceremonial y no tiene el poder legal para declarar la guerra.

Sin embargo, aparecieron carteles con este mensaje por todo el país: Pavel arrastrará a su patria a la guerra en Ucrania, mientras que Babiš es un diplomático que luchará por la paz.

Babis Billboard
“No arrastraré a la República Checa a la guerra. Soy un diplomático. No un soldado: presidente Babiš”. Fuente: @JanNovotny
Babis Billboard
“El general no cree en la paz. Voten por la paz. Voten por Babiš”. Fuente: @HayatoOkamura

El mismo mensaje comenzó a circular en medios checos de desinformación y a través de correos electrónicos en cadena:

“Ucrania tiene suficientes armas, pero no puede ganar debido a la ventaja cuantitativa de Rusia… Estamos en guerra, es deber de todo hombre o mujer capaz defender al mundo libre del agresor”,

afirma un autor de uno de esos correos electrónicos falsos, firmándose como el General Pavel.
Un canal prorruso de Telegram neČT24, sospechoso de conexiones con el medio de propaganda Sputnik, publicó un video manipulado donde Pavel parece expresar un deseo de guerra con Rusia, mientras que en el original dice exactamente lo contrario. Según expertos checos en desinformación, el video probablemente ha llegado a cientos de miles de espectadores.

Sin embargo, las protestas contra el apoyo a Ucrania bajo los auspicios de la paz no se limitan a las elecciones presidenciales.

El partido populista de derecha Libertad y Democracia Directa (SPD) habla regularmente en contra del envío de armas a Ucrania y exige presionar a Ucrania para que “termine las hostilidades”. El propio candidato presidencial del SPD, Jaroslav Bašta, que quedó quinto con el 4,45%, también se presentó como el candidato de la paz.

Se pueden escuchar las mismas posturas desde el otro extremo del espectro político, por ejemplo, entre los comunistas checos.

También en el espíritu de la teoría herradura, la llamada petición “Paz y Justicia” de este año enero atrajo firmantes de la Izquierda y la Derecha. Si bien esta iniciativa reconoce la culpa de Rusia por la guerra, también acusa a Occidente de perpetuar el conflicto a través de suministros de armas y sanciones.

El objetivo de la petición, como su nombre lo sugiere, es la paz, pero una que implique un compromiso entre “todas las partes involucradas”. Los autores se burlan del argumento de que “Rusia simplemente debería retirarse de Ucrania” como un sueño irrealista. Al mismo tiempo, no ofrecen ninguna alternativa real y viable. De hecho, afirman que no saben qué forma debería adoptar esta paz o cómo debería alcanzarse, siempre y cuando sea “justa”.

Esto permite que el “argumento de paz” permanezca tan vago y vacío como sea posible. Esloganes morales conmovedores pero vacíos reemplazan soluciones significativas que realmente pueden ayudar a Ucrania a poner fin a la guerra.

La República Checa ciertamente no es el primer ni el último objetivo de esta narrativa, como es evidente en el vecindario más cercano.

En Eslovaquia, el sitio web de desinformación Bádateľ difundió una afirmación falsa de que el gobierno eslovaco está planeando una movilización general para la guerra contra Rusia, agregando que dicho proceso ya está en marcha en la vecina Polonia. Ninguna de las declaraciones era cierta: el medio simplemente usó un ejercicio militar eslovaco regular para difundir el miedo a la guerra.

Eslovaquia es un campo de batalla importante de la guerra híbrida de Rusia, ya que su gobierno está considerando el suministro de sus aviones de combate MiG-29 a Ucrania. Sin embargo, el gabinete actual ha perdido una moción de censura y el país espera nuevas elecciones este otoño.

Según las encuestas, Smer de Robert Fico es el segundo contendiente más fuerte, lo que augura problemas para la relación Bratislava-Kyiv. Fico, quien abiertamente propaga puntos de vista prorrusos, se opuso al envío de armas a Ucrania ya que solo traerían “nada más que cientos de miles de muertos”.

Su victoria en las elecciones probablemente pondría fin a la transferencia de aviones de combate o cualquier otro tipo de apoyo militar.

Los grupos prorrusos en Alemania, que comprenden tanto alemanes nativos como a la diáspora rusa, también les gusta operar con consignas “antibélicas” y “pro paz”. El Partido Comunista Alemán organizó un festival de “paz y solidaridad”, que incluyó una mesa redonda llamada “Paz con Rusia”, difundiendo mensajes antiucranianos y organizando como orador a un ex GRU Oleg Yeremenko.

En Hungría, esta narrativa proviene de los círculos progubernamentales en lugar de grupos marginales u opositores. Durante las elecciones parlamentarias del año pasado, la campaña de Orbán explotó en gran medida la “carta de Ucrania”: mientras retrataba a su partido Fidesz como la única garantía de paz para los húngaros, el primer ministro titular acusó a sus oponentes políticos de arrastrar al país a la guerra .

Un titular del medio progubernamental Magyar Nemzet, publicado poco antes de la votación, resumió bien la posición de Orban: “La izquierda se prepara para las elecciones de mañana con una manifestación proguerra”.

Magyar Nemzet, por supuesto, estaba hablando de una manifestación en apoyo a Ucrania.

Falsa paz

Retratar a Ucrania u Occidente como los agresores en el conflicto actual se basa en sofismas retóricos y manipulación. Al desasociarse del término “guerra”, el Kremlin espera establecer sus propias reglas para la conversación.

Esa es una de las razones por las que Rusia ll

a su invasión una “operación militar especial”, mientras que a la OTAN se la acusa de librar una “guerra” simplemente por proporcionar material y apoyo diplomático a Ucrania. Esto sigue un viejo patrón de negar cualquier participación en agresión militar a pesar de abundantes pruebas, como la ocupación de Crimea o la guerra en Donbás. Incluso poco antes del asalto a gran escala contra Ucrania, el portavoz de Putin, Peskov, declaró que “Rusia, a lo largo de su historia, nunca ha atacado a nadie”, ignorando invasiones pasadas de Georgia, Chechenia, Afganistán, Checoslovaquia, Hungría y mucho más. A los actores prorrusos les gusta repetir esta narrativa y blanquear todos los casos de agresión rusa, retratándolos como, por ejemplo, autodefensa o salvaguardia de minorías locales de gobiernos nacionalistas. De esta manera, la propaganda rusa puede cambiar el enfoque hacia ejemplos de agresión militar por parte de sus rivales, ya sean reales, como la invasión liderada por EE. UU. de Irak, o imaginados, como la supuesta invasión planeada de la OTAN a Rusia a través de Ucrania. Sin embargo, ninguna cantidad de gimnasia retórica o whataboutism puede deshacer el hecho de que Rusia invadió un estado soberano y, por lo tanto, es el único iniciador de la guerra ruso-ucraniana. En el artículo anterior, ya hemos examinado los argumentos que intentan trasladar la culpa del conflicto a Kiev o Occidente. “Paz” también es el argumento común para buscar un compromiso con Rusia, y no solo entre actores abiertamente prorrusos. Incluso personas quizás bienintencionadas exigen que la ayuda militar sea reemplazada por esfuerzos diplomáticos para llevar a ambas partes a la mesa y poner fin al sufrimiento de los civiles. A menos que los términos de paz impliquen una retirada completa de las fuerzas rusas de Ucrania, la evidencia muestra que esto no pondría fin a la violencia contra la población ucraniana. Las fuerzas de ocupación rusas cometieron asesinatos, torturas y violaciones de civiles, en lo que Human Rights Watch calificó de “letanía de violaciones”. Esto no se limitó en absoluto a las áreas disputadas en el frente. Algunos de los peores crímenes de guerra tuvieron lugar en áreas completamente bajo control ruso en ese momento, como las masacres en Bucha o Irpin.

APR04 Bucha Kyiv region territory of the children_s camp. Basement. All died with their hands tied. Everyone was tortured, some had their legs shot, some had 5 bullets in their hearts 4 genocide
Bucha, región de Kyiv, 4 de abril. En el territorio del campamento infantil, se encontraron civiles en el sótano. Todos murieron con las manos atadas. Todos fueron torturados; a algunos les dispararon en las piernas y a otros les dispararon 5 balas en el corazón. Fuente: Dattalion

Además, estos no son simplemente actos ad hoc de combatientes, “explicables” como daños colaterales comunes de un conflicto armado. El chovinismo antiucraniano se ha promovido en la esfera pública rusa durante años, y la violencia basada en criterios étnicos es constantemente alentada por los medios rusos. Los ejemplos son demasiado numerosos para contar, aunque algunos vale la pena resaltar. Por ejemplo, el medio estatal RIA Novosti publicó un artículo en abril de 2022 que pedía la destrucción de la estatalidad y la identidad ucranianas. El propagandista de Russia Today, Anton Krasovsky, tocó una nota similar de genocidio en octubre pasado cuando alentó el asesinato de bebés ucranianos.

How Russia justifies the murder of Ukrainians: Russia’s 2022 “genocide handbook” deconstructed

Muchas veces, los crímenes de guerra contra civiles son sistemáticos y organizados por el liderazgo ruso. Activistas y figuras públicas son objeto de ataques, secuestrados, torturados y asesinados. Incluso antes de que comenzara la invasión, Estados Unidos publicó una lista rusa de ucranianos influyentes que debían ser arrestados o asesinados. El gobierno ruso también organizó y financió cámaras de tortura en los territorios ocupados, como evidenciaron un equipo conjunto de investigadores internacionales y ucranianos.

Por lo tanto, la conclusión debe ser que mientras las tropas rusas permanezcan en territorio ucraniano, la violencia contra los civiles ucranianos continuará.
Si los europeos no desean que la guerra y la violencia se extiendan más, la mejor manera de garantizarlo es armando al ejército ucraniano. Es bastante revelador que algunos de los países de la OTAN más cercanos a Rusia geográficamente (Polonia, Letonia, Lituania y Estonia) donen la mayor parte de su PIB a los esfuerzos bélicos de Ucrania. Su liderazgo se da cuenta de que esta es actualmente la mejor manera de mantener al enemigo lejos de sus propias fronteras. La derrota de Putin no solo pondría un fuerte baluarte ucraniano entre Rusia y otros países europeos, sino que el costo del fracaso podría, por sí solo, disuadir la agresión futura. Finalmente, apoyar a un país bajo ataque a través de suministros militares es una acción totalmente legítima según la Carta de las Naciones Unidas: “También tenemos la intención de comprometernos, según sea necesario y apropiado, a ayudar a los Estados a desarrollar la capacidad de proteger a sus poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la limpieza étnica y los crímenes de lesa humanidad y a asistir a aquellos que están bajo presión. antes de que estallen las crisis y los conflictos.” Esto ciertamente se aplica a Ucrania, dada la amplia evidencia de crímenes de guerra rusos. Varios gobiernos y académicos están de acuerdo en que la magnitud de los crímenes, junto con la clara intención, constituye un genocidio contra la nación ucraniana. La invasión de Rusia, por otro lado, es una clara violación de la Carta: “Todos los Miembros se abstendrán en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o de cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas”. El Secretario General de la ONU, António Guterres, citó este mismo párrafo al denunciar la agresión de Rusia. Apoyar el esfuerzo bélico de Ucrania no solo está en el interés de sus países asociados, sino también en línea con el derecho internacional.

Raíces soviéticas

Como muchas de las narrativas prorrusas actuales, incluso esta es simplemente una versión desempolvada de la propaganda soviética.

En carteles y eslóganes, la “paz” se presentaba como una de las garantías más importantes del sistema socialista; solo a través de la solidaridad de los países del Bloque Oriental se mantenía a raya a los agresores capitalistas. Así, “paz” se utilizaba para justificar los enormes ejércitos permanentes y la imponente industria armamentística de la Unión Soviética y sus satélites.

World Peace Council 1952
Congreso del Consejo Mundial de la Paz en Berlín Oriental, 1952. Fuente: Deutsche Fotothek.

Como sugiere el último objetivo declarado, el CMP era una herramienta de poder blando contra Occidente. Al igual que otras iniciativas de paz respaldadas por los soviéticos, el Consejo criticó las armas nucleares occidentales mientras evitaba el tema del armamento soviético.

Lo mismo ocurrió con las intervenciones militares. Por ejemplo, en 1956, el CMP denunció la participación británico-franco-israelí en la Crisis de Suez, mientras omitía la invasión soviética de Hungría en ese mismo año.

El Consejo atrajo a una serie de figuras conocidas, entre ellas Jean-Paul Sartre, Pablo Neruda y Pablo Picasso.
A la larga, sin embargo, el CMP no logró un éxito significativo, ya que perdió atractivo para las personas que no trabajaban directamente para Moscú. Después de los fallidos intentos de denunciar la invasión soviética de Checoslovaquia y Afganistán, muchos miembros no comunistas comenzaron a darse cuenta de que el Consejo es simplemente un apéndice del Kremlin y se separaron de la organización.

La “ofensiva de paz” soviética puede no haber tenido éxito al final, pero eso no impide que el régimen actual en Moscú repita la estrategia. Al igual que entonces, también se basa en ignorar u ocultar las intervenciones militares rusas, mientras cambia el debate a las transgresiones reales e imaginarias de los rivales de Rusia, calificándolos como belicistas.

Relacionado:

You could close this page. Or you could join our community and help us produce more materials like this.  We keep our reporting open and accessible to everyone because we believe in the power of free information. This is why our small, cost-effective team depends on the support of readers like you to bring deliver timely news, quality analysis, and on-the-ground reports about Russia's war against Ukraine and Ukraine's struggle to build a democratic society. A little bit goes a long way: for as little as the cost of one cup of coffee a month, you can help build bridges between Ukraine and the rest of the world, plus become a co-creator and vote for topics we should cover next. Become a patron or see other ways to support. Become a Patron!

To suggest a correction or clarification, write to us here

You can also highlight the text and press Ctrl + Enter

Please leave your suggestions or corrections here