Copyright © 2024 Euromaidanpress.com

The work of Euromaidan Press is supported by the International Renaissance Foundation

When referencing our materials, please include an active hyperlink to the Euromaidan Press material and a maximum 500-character extract of the story. To reprint anything longer, written permission must be acquired from [email protected].

Privacy and Cookie Policies.

El balance de la guerra en Ucrania está a punto de cambiar, pero no en favor de Rusia

As Russia’s war against Ukraine nears its third year, a turning point seems imminent, with the balance of power likely to shift not in Russia’s favor. Factors such as intensified international backing for Ukraine, successful Ukrainian strikes on Russian military targets, and Russia’s domestic economic struggles are reshaping the war’s trajectory.
Ukrainian military.
Ukrainian military. Credit: Ukraine’s General Staff
El balance de la guerra en Ucrania está a punto de cambiar, pero no en favor de Rusia
Article by: Alya Shandra

Artículo por: Pavel K.Baev

Fuente: Fundación Jamestown

Actualmente, el estancamiento se utiliza con mayor frecuencia para describir el estado actual de la guerra de Rusia contra Ucrania en estos días. Sin embargo, la lucha en las líneas del frente es bastante fluida y puede estar acercándose a un giro importante. El presidente Vladimir Putin sigue confiando desafiante en que las fuerzas rusas están avanzando de manera constante. Hizo su primer viaje en el nuevo año al Lejano Oriente para presumir de esos éxitos y publicitar los logros económicos de la región, que sigue crónicamente deprimida. Su inspección de un invernadero en Chukotka difícilmente tranquilizó a muchas familias en la región de Moscú que sufren por el frío extremo sin acceso a calefacción y electricidad. El invierno pasado, uno de los temas favoritos de Putin era que la ola de frío en Europa se debía a la interrupción del consumo de suministros de gas ruso en el continente. Este invierno, ha evitado el tema, ya que Europa se ha adaptado a las nuevas realidades de la guerra, mientras que muchas ciudades rusas continúan siendo afectadas negativamente. La lucha de Moscú por proporcionar calefacción y electricidad adecuadas a su población señala los cada vez más cuestionables intentos de Putin de pretender que su guerra no está afectando a los rusos comunes y perturbando sus vidas cotidianas.

El mensaje central de Putin a principios de 2024 ha sido que Rusia mantiene firmemente la iniciativa en el campo de batalla y que el tiempo, por lo tanto, está funcionando a favor de Moscú. El líder del Kremlin apenas puede ocultar la contradicción en su mensaje. Si realmente el tiempo estuviera de lado de Rusia, no habrían sido necesarios los ataques auto-destructivos en Avdiivka para demostrar que la iniciativa pertenece a Rusia. Además, la serie de ataques con misiles para comenzar el nuevo año ha tenido una efectividad limitada en demostrar la superioridad aérea de Rusia, ya que la mayoría de los misiles fueron interceptados y no se golpeó nada de importancia militar o económica. Los ataques ucranianos son mucho más pequeños en tamaño, pero parecen ser mejores en el objetivo de la infraestructura crítica, como mostraron las explosiones en la base aérea de Saky en Crimea una vez más el 6 de enero.

El principal objetivo del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en la actualidad es garantizar un profundo cambio en el panorama estratégico más amplio de la “guerra larga”. Su reciente visita a Lituania, Letonia y Estonia se centró en consolidar la amplia coalición del norte de Europa, que comenzó a tomar forma durante su visita a Oslo a mediados de diciembre y sus conversaciones con cinco primeros ministros báltico-nórdicos. La reunión de Zelenskyy en Kiev con el primer ministro británico Rishi Sunak consolidó que el Reino Unido está dispuesto a asumir un papel más importante en esta coalición y a comprometerse con una ayuda militar a largo plazo, que asciende a 2.500 millones de libras (3.160 millones de dólares) en 2024-25, y una cooperación de seguridad integral para Ucrania.

Zelenskyy se dirigirá a un panel del Foro Económico Mundial en Davos y presidirá una sesión especial sobre su “fórmula de paz”. Las discusiones sobre sus propuestas para rehabilitar el sistema de seguridad europeo después de que se restaure la integridad territorial de Ucrania pueden parecer prematuras, y el Kremlin sostiene la firme posición de que no tiene sentido hablar de paz sin Rusia. En realidad, se necesita urgentemente un plan integral para reconstruir Ucrania y prevenir futuras guerras en Europa. Sería inútil negociar una paz con Moscú que respetara la integridad territorial de Ucrania.

Una verificación básica de la realidad para las discusiones en Davos es el rápido cambio en el equilibrio de poder que se determinará por tres cambios clave. En primer lugar, la decisión de la Unión Europea sobre ayuda adicional para Ucrania, valorada en 50.000 millones de euros (54.430 millones de dólares), sigue pendiente. La coalición nórdico-báltica ha estado trabajando en consolidar el apoyo colectivo para esta decisión, buscando especialmente revitalizar a Alemania, donde el gobierno lucha por trazar un curso satisfactorio para los tres principales partidos políticos del país. La burocracia de Bruselas no es conocida por su celeridad, pero sobresale en el diseño de compromisos, algo que se necesita desesperadamente para poner fin al veto del presidente húngaro Viktor Orbán. Otro tema clave es mantener la inversión para la producción aumentada de proyectiles de artillería. Aunque persisten retrasos, el proceso ha ganado impulso en las últimas semanas.

En segundo lugar, la Cámara de Representantes de Estados Unidos todavía debe votar sobre un complejo paquete de ayuda que incluiría 61.400 millones de dólares en apoyo militar para Ucrania. El reciente acuerdo sobre el nivel de gasto del gobierno de Estados Unidos para el año fiscal 2024 y evitar un cierre de gobierno ha sido un desarrollo bienvenido, aunque todavía existe una resistencia significativa a más ayuda para Ucrania. Zelenskyy descubrió durante su visita a Washington a finales del año pasado que sus poderes de persuasión solo pueden llegar hasta cierto punto para influir en el curso de las disputas partidistas en el Congreso de Estados Unidos.

En tercer lugar, puede ser necesario más tiempo para canalizar los activos financieros rusos congelados, estimados en 300.000 millones de dólares, para apoyar y reconstruir Ucrania. El Grupo de los Siete congeló estos fondos al comienzo de la invasión a gran escala en 2022. Moscú se ha vuelto cada vez más nervioso de que Estados Unidos proceda con la confiscación y redireccione los fondos para el uso de Ucrania. Sin embargo, solo una fracción de estos activos está bajo la jurisdicción de Estados Unidos, mientras que la mayoría del dinero está en varios bancos europeos. Será responsabilidad de la Unión Europea decidir si utilizar estos fondos, quizás después de las elecciones al Parlamento Europeo programadas del 6 al 9 de junio.

La estrategia de Putin para prevalecer en la larga guerra de desgaste se basa por completo en el colapso del apoyo occidental a Ucrania. Cada voz que aboga por una reducción en la financiación es resaltada por el Kremlin y amplificada por la propaganda rusa. Moscú probablemente adopta este enfoque para ocultar la realidad de que la economía rusa está bajo un estrés severo y que la industria militar opera a capacidad máxima. Occidente, sin las restricciones de las sanciones, puede ampliar su participación sin poner una gran carga en sus muchas economías poderosas. Cada uno de los diseños estratégicos de Putin para aplastar a Ucrania ha fallado, y es muy probable que, a medida que la guerra se acerca a su tercer año, el Kremlin subestime el grado de fatiga y discordia occidental. La resistencia ucraniana y la determinación occidental constituyen una combinación ganadora. La “cámara de eco” de Putin dificulta evaluar con precisión estas fuentes de fortaleza, y eso lo está preparando para un sorprendente giro en las fortunas de Rusia en el ámbito nacional y en el campo de batalla.

You could close this page. Or you could join our community and help us produce more materials like this.  We keep our reporting open and accessible to everyone because we believe in the power of free information. This is why our small, cost-effective team depends on the support of readers like you to bring deliver timely news, quality analysis, and on-the-ground reports about Russia's war against Ukraine and Ukraine's struggle to build a democratic society. A little bit goes a long way: for as little as the cost of one cup of coffee a month, you can help build bridges between Ukraine and the rest of the world, plus become a co-creator and vote for topics we should cover next. Become a patron or see other ways to support. Become a Patron!

To suggest a correction or clarification, write to us here

You can also highlight the text and press Ctrl + Enter

Please leave your suggestions or corrections here



    Will the West continue to support Ukraine?
    • Know what moves the world.
    • Premium journalism from across Europe.
    • Tailored to your needs, translated into English.
    Special discount
    for Euromaidan Press readers
    Euromaidan Press

    We are an independent media outlet that relies solely on advertising revenue to sustain itself. We do not endorse or promote any products or services for financial gain. Therefore, we kindly ask for your support by disabling your ad blocker. Your assistance helps us continue providing quality content. Thank you!